Novedades

Promociones especiales

Aprende a Cocinar con vino

Publicado el : 06/07/2017 11:57:32
Categorías : Noticias

Aprende a Cocinar con vino

Existen muchas recetas que emplean el vino como ingrediente. Si todavía no eres un experto en vinos pero te gusta cocinar con ellos, no te preocupes, hoy desde En Copa de Balón te traemos algunos consejos para que aprendas a cocinar con vino y te explicamos cómo debes preparar algunas recetas.

El vino, ya sea vino tinto o vino blanco, es famoso por acompañar numerosos platos de cocina típica española, como carnes, guisos, mariscos e incluso postres y aperitivos. Es decir, podemos cocinar con vino casi cualquier plato. Un Rioja joven, por ejemplo, no sería una mala opción para acompañar tus recetas de estofados. Recuerda que antes de preparar tus recetas con vino has de tener en cuenta algunos sencillos consejos que te ayudarán a perfeccionar tu plato:

  • Debes cocinar con el mismo vino que también bebas durante la comida. Mezclar vinos no es una buena idea y podrás alterar el sabor de tus platos, haciendo que tu receta se estropee.
  • Ten cuidado con la cantidad de vino que añades a tu receta, un exceso también podría estropearla. Para cocinar con vino no necesitarás más de una copa, aunque esto siempre depende del tipo de receta que vayas a cocinar.
  • No uses un vino que haya permanecido abierto mucho tiempo, su sabor podría variar.
  • Si incluyes vinagre en tu receta, jamás utilices vino también. El vinagre tapará el sabor del vino.
  • No te ciñas solamente a un único vino. Aunque seas un apasionado de determinada variedad, es bueno experimentar con varios vinos, incluso los vinos para acompañar aperitivos son excelentes para cocinar. Y recuerda que también puedes preparar deliciosas recetas con destilados como el whisky, el ron e incluso puedes cocinar con cerveza.
  • Aunque exista la creencia de que para cocinar es mejor utilizar un vino barato, lo cierto es que la receta mejorará mucho más si utilizas un vino de calidad con Denominación de Origen. Rechaza el mito de que “el vino bueno es para beber y el malo para cocinar”, porque si utilizamos un vino “malo” para cocinar, caeremos en el peligro de estropear nuestra receta. Un vino bueno no tiene por qué ser caro, simplemente nos tiene que gustar. Muchas veces pensamos que desperdiciamos el vino si lo empleamos para cocinar, pero no es así. Como hemos dicho antes, el mismo vino con el que cocines debe ser el que tomes para acompañar la receta, y por lo general, la cantidad de vino que se utiliza en la cocina es muy pequeña.

¿Vino tinto o vino blanco?

Ahora bien, ¿qué tipo de vino es adecuado para cada uso? El vino tinto se usa para cocinar principalmente carnes, salsas y guisos. Utilizar vinos tintos en salsas para platos de caza también es una combinación habitual. Los pescados de carne firme que contienen grasas como el rape, el atún, el salmón o el bacalao, aceptan las salsas con vino tinto.

Por otra parte, el vino blanco se emplea en los platos de ave, carnes blancas como conejo, pasta, pizza, mariscos y todo tipo de pescado. Los vinos dulces los utilizaremos para cocinar guisos de carne también, en este caso son ideales un Oporto o un Pedro Ximénez.

El tipo de vino también será determinante por su color. El color del vino tinto le otorga una tonalidad mucho más oscura a tus platos. Por eso, es aconsejable emplear el pigmento de los tintos para las salsas oscuras y utilizar los blancos en las salsas claras. Por otra parte, las recetas con vino tinto tienen un sabor mucho más intenso que si, por ejemplo, cocinamos con vino blanco.

Por último, no te olvides de los vinos dulces como el Moscatel, ideales para cocinar postres y aperitivos. Hay vinos dulces muy buenos, tanto blancos como tintos. Si eres clásico, siempre puedes optar por los vinos portugueses de Oporto o Madeira, que acompañarán muy bien a tus recetas de postres.

Una variedad para cada receta

Los vinos secos, es decir los que no son dulces, nos aportan densidad y color a las salsas, sobre todo de carne. Para cocinar con vino seco te recomendamos un tinto afrutado. Podemos probar con las variedades de Merlot o Pinot Noir, incluso irían bien las variedades Tempranillo o Cabernet Sauvignon. En nuestra tienda podrás encontrar vinos muy buenos de estas variedades como Enrique Mendoza Merlot Monastrell o Thelema Cabernet Sauvignon, dos de los clásicos.

Los vinos blancos le aportan a la receta acidez. Podemos emplear para cocinar con vino blanco la variedad Chardonnay u otro blanco fermentado en barrica. O podemos optar por vinos blancos más ligeros y afrutados como un Albariño, Verdejo o Sauvignon Blanc. Incluso podemos decantarnos por blancos aromáticos como Gewürztraminer. En este último caso te recomendamos Enate Gewürztraminer. Recuerda que el vino blanco no solo lo utilizamos para cocinar mariscos y pescados. Pruébalo con carnes blancas como pollo, pavo y cerdo, que, por cierto, también irán de maravilla con rosados y espumosos.

Graduación alcohólica

¿Qué pasa con el alcohol cuando cocinamos con vino? Como es lógico, cuanto más tiempo permanece un vino en la olla, menor cantidad de alcohol permanecerá en la comida. Según diversos estudios, como el presentado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), una receta cocinada a fuego lento durante 15 minutos evaporará un 60% del alcohol del vino. Después de cocinar con vino una hora, aún quedaría el 25% de alcohol y después de dos horas, solamente quedaría en el planto un 5% del alcohol que contenía originalmente el vino. Por lo tanto, no pienses que porque el vino permanezca unos minutos en la cazuela el alcohol se va a evaporar.

¿Cómo cocinar con vino?

Ahora que ya tenemos clara la teoría, podemos pasar a poner todo lo que hemos aprendido en práctica. Los vinos deben emplearse al inicio de la receta o al final, para impregnar, reducir y recoger los sabores. No pruebes la receta hasta que no hayan pasado al menos 10 minutos tras añadirle el vino, ya que éste necesita un tiempo para aportar el sabor deseado a la comida.

En resumen, cocinar con vino tiene numerosos beneficios: añade sabor y tonalidad a nuestras recetas y cambio no supone un consumo elevado de calorías, a diferencia de otros condimentos que puedas utilizar. El vino también nos ayuda a marinar los platos, hacer más jugosas tus carnes y emblandecerlas.

A continuación te dejamos un práctico vídeo con algunas curiosidades a la hora de cocinar con vino:

¿Te ha resultado interesante el artículo? ¿Cuál es el vino que más utilizas en la cocina? Cuéntanoslo.

Compartir