Novedades

Promociones especiales

  • Fillaboa 2016
    Fillaboa 2016

    Fillaboa 2016 está elaborado con la...

    11,22 € -8% 12,20 €

Vinos Botritizados

Publicado el : 11/01/2019 13:00:51
Categorías : Uvas

Vinos Botritizados

Un vino botritizado o de podredumbre noble es un vino dulce, de vendimia tardía, que ha sido elaborado mediante uvas con pasificación parcial que se han visto afectadas por el hongo Botrytis Cinerea. Son vinos que se caracterizan por ser vinos dulces, con mucha concentración de azúcar pero sin llegar a ser empalagosos. Pero ¿en qué consiste este hongo? ¿Cómo lo utilizan a su favor algunos agricultores? ¿en qué lugares del mundo se elaboran este tipo de vino?

Botrytis Cinerea es un hongo, que en algunas ocasiones, se desarrolla sobre los granos de la uva, y que ocasiona la enfermedad podredumbre gris. Una enfermedad que en algunos casos hace imposible la vinificación. Es un hongo filamentoso patógeno de plantas que se desarrolla en lugares frescos y húmedos a primera hora del día y ambiente seco y caluroso por la tarde, además la humedad de la zona tiene que superar el 90%, por lo que lugares cercanos a ríos y riberas son propicios a que aparezca este hongo.

El crecimiento de este hongo rompe la piel de la uva dejándola expuesta a los agentes meteorológicos como lluvia y viento además de otros patógenos. A continuación el fruto comienza a perder el agua de su interior y comienza a deshidratarse, lo que conlleva a la concentración de los azúcares. De esta manera comienza la podredumbre noble y se concentran diferentes aromas y surgen reacciones químicas que aportan sabores características de los vinos que posteriormente se elaborarán.

Aunque este hongo es una mala noticia para los viticultores, hay algunos vinos, de gran valor, que se aprovechan de esta circunstancia. Estos viticultores propician un estrés hídrico en la vid lo que propicia la sequía de la misma y la concentración de azúcares, lo que, como hemos visto anteriormente, retarda su vendimia. El hongo ataca a cada racimo de forma diferente por lo que la vendimia se debe realizar de manera manual, lo que también confiere al vino aún más calidad. El resultado final son vinos dulces, untuosos, que, gracias a su acidez, combinada con el dulzor produce un resultado final equilibrado. Los aromas típicos de los vinos botritizados son pera, albaricoque, pasas o membrillo.

La linea entre la podredumbre gris, que imposibilita la vinificación, y la podredumbre noble, de la que surgen vinos de gran calidad, es muy fina por lo que aumenta el precio de estos vinos, lo que justifica esta apuesta tan arriesgada por parte del viticultor.

Zonas de producción de los vinos botritizados

Las tres grandes regiones donde históricamente se elaboran estos vinos son Sauternes (Francia), Tokaj (Hungría) y Alemania, siendo las dos primeras las más importantes del mundo.

En el caso de la región de Sauternes, situada al suroeste de Francia, son las variedades de uva Semillon y Sauvignon Blanc las protagonistas en los vinos botritizados, aunque en Francia también podemos encontrar los vinos de Monbazillac, más económicos que los anteriores. Uno de los vinos que se elabora en esta zona es Cuvée 79 Sauternes. Este vino está elaborado con la variedad de uva Semillón por la bodega François Passaga. El periodo de envejecimiento dura un total de 18 meses en barrica y el resultado es un vino de color amarillo brillante, con aromas a miel y vainilla y un sabor equilibrado entre acidez y dulzor.

La región de Tokaj en Hungría es muy conocida internacionalmente gracias a estos vinos y fue la primera región del mundo donde comenzaron a elaborarse y donde las variedades de uva permitidas son la Furmint, Hárslevelü, Muscat Lunel y Zeta. Aunque el vino más conocido de esta región es el Tokaji Aszu, de 3 a 6 “puttonyos” (un puttonyo equivale a una cesta de 25 kilogramos de capacidad que se utiliza para cada barrica) cuantos más puttonyos más dulce es el vino . El vino Oremus Aszú 6 Puttonyos está elaborado por la bodegas Vega Sicilia, con un largo envejecimiento en madera y en botella en grandes grutas subterráneas. Es un vino con un gran dulzor y un postgusto largo con aromas florales, a miel y notas balsámicas, perfecto para acompañar postres.

En Alemania no se realizan varias pasadas en la vendimia como en otras zonas sino que se vendimia todo el racimo y se seleccionan una vez en bodega y se elaboran vinos con diferente dulzor que se dividen en Auslese, Beerenauslese o Trockenbeerenausles.

Compartir